Gaticornios

lunes, 17 de noviembre de 2014

Lava [La Leyenda de los Volcanes] #3


T E R C E R A  E R U P C I Ó N :  e l  c o m b a t e

" x o t l a  c u e p o n i."
e ll o s  c r e c e n,  e ll o s  f l o r e c e n.
-dicho azteca

Las risas de Iztaccíhuatl llenaban el ambiente, resonando por el claro vacío. En su centro, la princesa y el guerrero combatían en un baile letal, cubiertos por gruesas armaduras de piel que evitaban cualquier daño.
Las tecpatl giraban  en sus manos, alzándose sobre sus cabezas, intentando herir al otro, y los movimientos gráciles de Popocatépetl alcanzaban a Iztaccíhuatl la mitad de las veces.

Ella podía entenderlo ahora. Se sentía libre, se sentía viva, no como l a v a,  sino como l u z. Una explosión de luz solar, segura en su propia letalidad.
El tecpatl del guerrero alcanzó a la princesa en la protegida cintura, y esta se detuvo sin aliento y con una gran y boba sonrisa en el rostro.
-¡No se vale!-exclamó, plantando las manos en las caderas.-¡Eso fue trampa!
-¿Ah, sí?-él pasaba la daga por su mano en un alardeo de superioridad. Le sonrió a Iztaccíhuatl-. La guerra es sucia.
-Oh, ¿entonces esto es la guerra?
No logró atraparlo con la guardia baja.
Sus movimientos no eran precisamente torpes, pero no superaban a los de un guerrero del Imperio; y cuando la princesa se lanzó con el tecpatl hacia afuera, el guerrero la atrapó de las manos.
El impactó acabó con ambos en el suelo, la daga de Iztaccíhuatl a una distancia invisible del pecho de Popocatépetl.
-¡Ja!-exclamó esta, aun despatarrada sobre el guerrero aplastado-. Te vencí.
-No lo creo.-rebatió este.
-¿Y porqué no?
-Por que logré detenerte.
-Pshh. Tonterías.
Él no le soltaba las muñecas, así que ella apoyó la cabeza contra su pecho, no le fuera a dar tortícolis. Con el rabillo del ojo alcanzó a ver un punto de luz extendiéndose por el horizonte.
-¡Ay!-se libró del agarre de su contrincante, levantándose de un salto-. Zyanya me estará esperando.
-¿Zyanya?
-Mi dama de compañía.-Iztaccíhuatl ya iba al otro lado del claro, mientras él sólo se iba incorporando.-Ha sido un gusto, Popocatépetl. ¿Mañana a la misma hora?
-De acuerdo-¡Hey! No te lleves la armadura.
La princesa se dio la vuelta, se quitó la armadura, y se la entregó a Popocatépetl. Luego salió disparada de nuevo.
-¡Gracias!
Popocatépetl sonrió, observándola desaparecer por la ladera.
-A ti.-susurró.

***
Zyanya la esperaba de brazos cruzados, parada frente a la ventana abierta de su habitación. Su expresión no delataba nada cuando Iztaccíhuatl se paró, apoyándose en las rodillas y con la respiración por los cielos; frente a ella.
-¿Dónde estabas?-exigió la mujer.
-Sólo...-jadeó la chica.-...fui... a dar una caminata.
Iztaccíhuatl intentó recuperar el aliento. Se había echado una corrida tremenda, por no hablar del ejercicio ejercido durante la noche.
Zyanya la asesoró con mirada crítica.
-Tienes las mejillas sonrosadas y la mirada brillante. Has perdido el rebozo, o has salido sin él. Estás demasiado arreglada para haber ido a una caminata. Has ido a ver a alguien.
Todo resultaba más aterrador por su uso de en vez de usted.
Iztaccíhuatl no se sentía culpable.
-He ido a dar una caminata con alguien.-dijo, ocultando la mentira con algo de verdad. Sonrió, y los ojos le destellaron-. Y me ha encantado.
La tensa atmósfera se quebró en miles de pedacitos, y Zyanya sonrió mientras sacudía la cabeza, aún de brazos cruzados.
-¿En medio de la noche, niña?-gesticuló hacia el interior de la casa-. Ande, su baño se habrá enfriado.

Iztaccíhuatl no dejó de pensar en Popocatépetl por más de exactamente trece segundos en el día. Los contó, aunque seguramente pensar en cuánto tiempo podía pasar sin pensar en él no ayudaba mucho.
Lo alcanzó a ver de reojo algunas veces mientras cada uno realizaba las tareas del día-claro que las de Iztaccíhuatl eran mucho menores, siendo tanto mujer como princesa-y esas pocas veces la tenían contando cuánto tiempo podía pasar sin verle.
Que tampoco era mucho.
Iztaccíhuatl se sentía en las nubes, e irradiaba alegría fuera donde fuera, poniendo sonrisas en los rostros de todo aquel al que fuese a preguntar "¿Necesita ayuda?". Cuando la gente a la que podía ayudar sin que resultara escandaloso se acabó; Iztaccíhuatl se fue a sentar a la raíz de un árbol en su casa, persionando los labios y rebotando el pie, impaciente por algo que hacer. Finalmente lo decidió: iría a la comida comunitaria.
No era tanto así como una plaza donde varias personas se sentaban a comer; y ella podría llevar su propia comida para no tener que quitarle a los demás. Resuelta, se levantó y entró a su casa en la búsqueda de lo que necesitaría.
La única diferencia entre la casa del cacique y la de los demás residía en su opulencia: la sencilla estructura redonda de las casas se había extendido hasta enormes proporciones repletas de pasillos, pinturas, esculturas y muebles.
Iztaccíhuatl navegó por el laberinto con la facilidad de quien lleva ahí años; directa a su habitación para conseguir un morral. 
Al fondo del pasillo llegaban voces masculinas, a las que ella no prestó atención mientras entraba a su cuarto y luego salía, morral en mano.
-¡Izta!-una de las voces la alcanzó, su dueño parándose a su lado-. ¿Adónde vas tan apurada?
-Solamente a la plaza.-ella apenas le dirigió una mirada, directa a la cocina.
-¿A la comida comunitaria?
Iztaccíhuatl se detuvo, fulminándolo con la mirada.
Citlatépetl era un guerrero, hijo de un amigo del cacique, y la princesa lo conocía desde antes de tener memoria. Era robusto, la mitad de su cabello estaba rapado-señalando que había atrapado a cautivos-y llevaba su tilmatli con gran orgullo.
Se rió abiertamente.
-No creo que haya problema, Izta. No te preocupes.
Ella se cruzó de brazos, desafiante.
-No te estaba pidiendo permiso. 
-----------------------------------------------------------------------
:3
¿Cómo os va, criaturas del Señor? A mí bien, muy bien. He leído a montones :D
Em. No sé qué decir. Cuéntenme de su vida (?
¿O no? Bueno.
¡AH, SÍ! Oficialmente ya soy una senior, promo, o como sea que ustedes le llamen pero ¡ME GRADÚO EL PRÓXIMO AÑO! ¡WIIIIIIIIIIII! 
No me pasa O_O
Me siento joven O_O
Estoy joven O_O
¡PERO WIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII!
-pao *haciendo la danza feliz*

2 comentarios:

Sofii Herondale dijo...

WOWOWOOWOWOWOO... WOW ESPERA DIOOSS ME ENCANTA ESTA NOVELA!!! -relato, cuento, historia, lo que quieras xD-
Me gusta ya que no hay muchas cosas como estas, y ademas refleja toda tu pasion por Mexico... y se nota bastante!!
necesito mas!!! Por favorrrr otro capitulo que te cuestaaa!?!??!?! xDD

Besososoososos :* Disfruta las vacacion... QUE TE GRADUAS??? QUUE??? CUANTOS AÑOS TIENES?!?!?!? A QUE AÑO VAS? QUE??? O-O O YO SOY DEMASIADO JOVEN ACA O NO SE XDDDD

En Arg, es primaria de 1° a 6° grado luego pasas a la secundaria de 1° a 6° año -algunos colegios tienen septimo año.. pero muy pocos...- y como yo soy muy despistada y vivo en una burbuja no tengo la mas palida idea de como es en otros paises T-T
ajajaj

PD: No te comente en el playlist porque no tengo mucho tiempo de escuchar todas las canciones y conozco solamente 2 :$ entonces no da.. dame unas horas asi las escucho y listo si??

Byeeeee ♥♥♥

Lia dijo...

ENVIDIA MIL CONTIGO. Me flatan cinco años para ser promo y tengo tu misma edad:(((((((((((((((((((((( No es justo, no lo es:(((((
En fin, no puedo pronunciar los nombres de los personajes, me he tardado alrededor de 10 miutos intentando decirlos y no he podido TT Pero buehhh, que leeeeeeeeeeeeeeeeeeendos, él le enseña a luchar, pero que domantico^^
Besos<3