Gaticornios

sábado, 14 de julio de 2012

Excursión

Uf. Estoy ex.haus.ta. Me duele el antebrazo de la excursión de ayer... Y la disautonomía hace de las suyas. Recuerdan que les conté de eso aquí? Bueno, el caso es que la excursión me esta cobrando las consecuencias. Madrugé para llegar al colegio a eso de las 5 y algo de la mañana y el viaje en bus duró 3 horas. Fuimos a un lugar que se llama el Limo. El bus no podía llegar ahí merito, por lo que nos subimos a unos pick-ups para llegar a una casa donde habían unos cerdos. De ahí nos fuímos caminando a una cuesta tremendamente empinada, que no tengo idea de como logré subir, para llegar a la casa donde dejaríamos las cosas. Era muy bonita, con lámparas antiguas, una chimenea, y rocas del yacimiento. Había una cabra. En fin, dejamos las mochilas y bajamos la montaña para ir al río y al yacimiento. Me encontré varios mini-mármoles. Lo malo era que habí miles de bombas (así les digo a los desechos animales) y había veces en las que tenías dos opciones: a) Pisar la bomba y salir viva, o b) deslizarte sobre la bomba y romperte varios huesos en el proceso. Así que no me quedó de otra que la a. Cuando llegamos al río quería lavar mis tenis, pero no pude. Cruzamos zigzagueando por las rocas, alguna que otra vez metiendo el pie en el agua helada, por un lugar parecido a las enormes rocas de la cueva de la Inmortalidad en los Piratas del Caribe. Entonces llegó lo extremo: ESCALAR LA CASCADA. Era una roca enoooorme por la que caía un aterrador montón de agua, y escalamos por la tierra y rocas que habían al lado. Yo pasé ayudada por la mamá de la Andrea, pero la Adriana entró en pánico y por meras meras se cae y se rompe el coco en las rocas. Luego pasamos por un enorme tronco. Lo increíble es que la Sor que nos acompañaba nos siguió por todos lados, y mientras nosotras estabamos todas enlodadas, ella no tenía ni una mancha en su hábito blanco. Misterio de la Vida. Lo peor era que no podías tocar las plantas por si eran Chichicastes, una planta que con sólo tocarla te producía llagas y quemaduras. Así que llegamos al mero yacimiento, y la mamá de la Adriana, la Andrea y yo íbamos recogiendo piedras. Nos metimos casi hasta las rodillas en el río, y la Renata estaba mojada de pies a cabeza. Luego volvimos por un "atajo" tremendamente peligroso, subíamos por troncos llenos de alambre de púas, pasábamos por rocas resbaladizas con aterradores hoyos mortales debajo de nosotras, y esquibábamos bombas y hormigueros. Llegamos a la casa y comimos, y luego nos fuimos. Me compré un chocolate, un llavero de Angry Birds, y un Mario futbolista para mi hermano en la gasolinera. Llegamos a la capital rondando las 7 de la noche. Y, eso es todo. Me voy, estoy cansada.
-Pao

3 comentarios:

Aria dijo...

que lindo el lugar!!
Como cuentas lo que paso hasta parece que estaban en una aventura de películas, jaja xD
Un beso♥

Mescolanza dijo...

Jajaja, si así se sentía...
-Pao

Vinyet dijo...

DESCANSA MUCHO!!!!! Pro muy culo el sitio!
besos!
http://ponunasonrisaatodo.blogspot.com.es